Català | Castellano
Sinergia Dog Therapy - Artículos
EL BOZAL


Debido a la normativa estatal actual que obliga al uso permanente del bozal en los espacios públicos a las razas catalogadas como potencialmente peligrosas, se hace necesario encontrar el adecuado a la morfología de nuestro perro. Es importante que el bozal no provoque rozaduras en la cara y cuello del perro, que le permita abrir la boca para poder ventilar (regular su temperatura corporal) y que no reduzca o impida la capacidad de intercambio de aire. En este sentido los más adecuados son los de rejilla metálica inoxidable y con las correas de piel. En la parte superior del hocico (cerca de los ojos) debe llevar una almohadilla, y la punta del hocico no debe tocar con la rejilla del bozal, por lo que tendremos que prestar atención a la hora de escoger la talla adecuada.

Los perros, a diferencia de los humanos que regulan su temperatura corporal mediante la transpiración de la piel, consiguen termorregularse acelerando su ritmo respiratorio inhalando y exhalando aire por la boca con rapidez. Es verdad que son capaces de sudar por las almohadillas de las patas, pero este mecanismo es insuficiente. Esto nos tiene que hacer prestar especial atención a aquellas situaciones en las que el perro tiene una mayor necesidad de ventilar, como por ejemplo en los andenes y vagones de tren, donde muchas veces las temperaturas son muy elevadas y el bozal es de obligado uso para todos los perros.

Los perros con dificultad respiratoria por enfermedad o por su morfología (común entre las razas que presentan braquicefalia*), jamás deberían llevar un bozal que no les permita abrir bien la boca para ventilar o que reduzca la capacidad de intercambio de aire ya que su anatomía ya es limitante de por sí para realizar esta acción, motivo por el cual presentan una esperanza de vida notablemente inferior a la media.

En la CCAA de Catalunya, los meses calurosos abarcan aproximadamente de marzo a septiembre, durante los cuales habrá que ser muy cautelosos con las temperaturas. Evitar, dentro de lo posible, las horas de máximo calor, y llevar una botella con agua para ir dando de beber y refrescando al perro periódicamente.

Es importante tener en cuenta que el bozal es un accesorio que por lo general suele incomodar al perro, por lo que conseguir que lo relacione con algo positivo puede evitar que el colocárselo se convierta en una tarea desagradable para el animal y estresante para nosotros. Esto podemos conseguirlo haciendo que lo relacione con salir a pasear, ofrecerle comida**, o incluso masajearle antes y después de colocárselo.


Neus Alcoverro Giner
Etóloga y adiestradora canina


Notas:

* Ejemplos de razas braquicéfalas: Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Pequinés, Shar Pei, Bóxer.

** Los frankfurts o el queso son una buena opción. No usar productos que lleven azúcar o cualquier otra sustancia perjudicial para la salud del perro.


Referencias:

Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos. University of Zurich. Daniel A. Koch, Susanne Arnold, Madeleine Hubler, Pierre M. Montavon. "Brachycephalic Syndrome in Dogs". 2003.


© 2010 Neus Alcoverro Giner. Todos los derechos reservados.


Ver todos los artículos
© Sinergia Dog Therapy
All rights reserved
Nota legal