Català | Castellano
Sinergia Dog Therapy - Artículos
Y EN LA PERRERA, ¿CÓMO ESCOJO AL PERRO ADECUADO?


Al acercarnos a un centro de acogida de animales con la ilusión de adoptar un perro nos encontramos con la ineludible, y en ocasiones triste y abrumadora obligación de escoger a uno entre todos. Para hacer una elección correcta y responsable no podemos guiarnos exclusivamente por lo mono que nos parece un perro, o por lo necesitado que nos parece el otro. Para que el futuro propietario encuentre al compañero canino que desea, y para que el perro adoptado encuentre realmente un hogar mejor que el centro de acogida es necesaria la elección del perro que mejor encaje en nuestra vida.

Es por todo ello, que antes de dirigirte al centro de acogida de animales, debes reflexionar sobre los aspectos que van a condicionar tu relación con el nuevo miembro de la familia, y poder así determinar las características que buscarás cuando acudas al centro de acogida en busca de tu nuevo compañero:


La edad adecuada

Lo primero es decidir la edad del perro que quieres llevarte a casa porque cada fase (cachorro, adolescente, adulto y anciano) requerirá de unas atenciones especiales concretas. Un cachorro es muy gracioso con sus movimientos torpes e inseguros, pero deberás ser muy constante a la hora de enseñarle a orinar y defecar fuera de casa, ser consciente que no podrá aguantar tantas horas como un perro adolescente, dedicarle mucho tiempo a su socialización con perros y personas, además de ser muy cuidadoso con las situaciones que pueden suponer un peligro para él, como caer por el balcón, cruzar la calle, mordisquear el cableado eléctrico de tu hogar, etc. Un adolescente rápidamente aprende a orinar fuera de casa y a los pocos meses ya es capaz de aguantar ocho horas seguidas, pero tiene mucha energía que consumir y deberás enseñarle a pasear con correa sin que dé tirones. Un adulto sigue teniendo energía pero no requiere de paseos tan largos, y se adapta rápidamente a las nuevas normas de convivencia. El anciano puede requerir menos actividad física que los más jóvenes (aunque no hay que descuidar su paseo diario), pero tiene un mayor riesgo de sufrir patologías asociadas a una edad avanzada que necesiten tiempo y consideraciones especiales por parte del propietario, como en casos de síndrome de disfunción cognitiva (desorientación, incontinencia,…), insuficiencia renal, ceguera,… Sin embargo, cualquiera que sea su edad necesitará paciencia y constancia diarias.
Una de las grandes ventajas de escoger un perro adulto frente a un cachorro o adolescente, es que se descarta la desagradable sorpresa de que nuestro perro manifieste una enfermedad congénita o hereditaria puesto que durante los dos primeros años de vida del individuo se desarrollan la mayoría de estas enfermedades (displasia de cadera, entropión, ectropión,…). Además, un cachorro aprende lenta y progresivamente, y hay cosas que hasta que no llega a una determinada edad, por mucho que insistas no aprenderá porque todavía no estará capacitado, al contrario que un perro adulto cuya adaptación a las nuevas normas suele ser más rápida.


El mantenimiento físico

Lo segundo es escoger el físico del perro (pelaje, orejas,…) en base al tiempo que estás dispuesto a dedicar diaria y mensualmente al acicalado de tu perro.
El tipo de pelaje determinará el tiempo dedicado al cepillado diario y las visitas a la peluquería canina. A grandes rasgos, existen tres tipos de pelo: corto, largo y nórdico. El pelo corto es el que da menos trabajo ya que basta con un cepillado ligero. El pelo largo te requerirá más dedicación porque deberás desenredar los nudos además de un corte cada pocos meses. Con el "nórdico" bastará con un cepillado diario ligero, pero realizará de 2 a 4 mudas anuales durante las cuales deberás dedicarle bastante más tiempo al cepillado. En el caso de que uno o más miembros de la familia sufran episodios alérgicos en presencia del pelo de perro, es recomendable seleccionar un perro que no mude.
Otros aspectos relevantes del mantenimiento físico son una piel con pliegues, o unas orejas caídas o en forma de rosa, que requieren de un mantenimiento minucioso.


El ejercicio diario

Tu estilo de vida (más activa o más hogareña) es crucial a la hora de elegir el nivel de energía del perro ya que liberar al perro diariamente de su energía sobrante es la base para disfrutar de un compañero tranquilo en casa.
No debes dejarte engañar por el tamaño del perro, ya que razas como el jack russell terrier requieren de mucho ejercicio diario pese a su reducido tamaño. No obstante, cada individuo tiene unas necesidades propias, por ello deberás valorar a cada uno de forma individual además de tener en cuenta la edad y la raza.
Elegir un perro de raza fuerte (pit bull, pastor alemán,… y sus cruces) conlleva estar dispuesto a ejercitarlo adecuadamente todos los días para que libere toda la energía sobrante, ya que si no fuera canalizada adecuadamente derivaría en malos comportamientos, desde destrozar el mobiliario de nuestra casa hasta mostrarse agresivo con humanos y otros perros. Sin embargo, una vez cubiertas sus necesidades, y con la actitud de liderazgo adecuada, se convierten en compañeros tranquilos y afectuosos.


Algunos rasgos especiales

La braquicefalia, el bassetismo y el albinismo, son algunos rasgos que a largo plazo pueden llevarnos a visitar al veterinario más allá de la revisión anual rutinaria. Si escoges un perro braquicéfalo (morro chato), hay que tener en cuenta todos los problemas médicos que pueden surgir debido a sus problemas respiratorios, el mantenimiento que requieren las arrugas de su cara, el mantenimiento de sus ojos y tener presente que se sobrecalientan con facilidad (deberás tener especial cuidado durante los meses calurosos). Los perros con bassetismo*1, como el Teckel, es recomendable que no suban o bajen escaleras para evitar el riesgo de lesiones en la espina dorsal, mientras que los perros albinos tienen tendencia a tener problemas de piel.
Si tu intención es llevarte a casa a un perro ciego, sordo, imposibilitado de las patas traseras,… hay que tener presente que deberás poder ofrecerle un entorno adecuado (rampas y/o ascensor para llegar a la calle, aceras anchas,…).
Si escoges un perro con diabetes, epilepsia, leishmaniasis,… hay que tener en cuenta el coste de los tratamientos y la constancia a tener en su medicación.
Si tu pretensión es escoger un perro catalogado por la legislación como potencialmente peligroso, deberás tener en cuenta las responsabilidades y requerimientos legales*2 que conlleva esta elección.


Situación personal del propietario

Una vez observados los aspectos del perro que debemos tener en cuenta, hay que reflexionar sobre nuestra situación laboral y familiar para encajar todas las piezas. Tener niños en casa implica, no sólo enseñar al perro, sino también educar a los niños para la nueva situación. En el caso de haber otros animales en casa como gatos, conejos, aves,… sería conveniente no escoger un perro con un fuerte instinto de caza. Eso no debe descartar en tu elección a los sabuesos y lebreles, debido a que gran parte de los que van a parar a los centros de acogida de animales es porque no tienen interés en la caza o no son buenos cazadores. En ambos casos es altamente recomendable asesorarse con un etólogo canino.
Otro aspecto importante que se ha comentado a lo largo del artículo es el tiempo del que dispone el futuro propietario para ocuparse del perro, que vendrá condicionado por el horario de trabajo, el tipo de ocio al que dedica su tiempo libre (si nos gusta ir a la montaña es más fácil incluir a nuestro perro que si nuestra pasión es ir de tapas por los bares con los amigos), sus responsabilidades familiares, los miembros de la familia que se dedicarán a su cuidado,…


El día que vayas a buscar a tu futuro compañero canino, procura escoger un centro que tenga espacios compartidos cada varias jaulas. Consulta a qué hora los dejan salir a ese espacio compartido, de esa manera podrás observar cómo se desenvuelven socialmente. No tengas prisa, dedica tanto tiempo como necesites.
El primer contacto es crucial, por ello no es recomendable acercarse a los perros sintiendo lástima por ellos ya que lo interpretarán como un estado de ánimo negativo que podría condicionar el principio de tu relación con el animal escogido. Es mejor estar en un estado de ánimo tranquilo, seguro, y mostrar una actitud respetuosa y firme.
Explica con detalle el carácter del perro que estás buscando a los trabajadores del centro de acogida, ya que al pasar tantas horas con ellos seguro que te pueden orientar de alguna manera, o al menos, reducir el número de opciones.
Pasear y manipular*3 al perro también puede ayudarte a conocer su carácter y a testear las sensaciones que te transmite.


Pese a todas estas consideraciones hay que tener presente la máxima de que todos los perros son adecuados para ser adoptados, que todos son perfectos, y que este artículo no pretende abogar por la selección exclusiva de los ejemplares más sanos y listos. Todos los perros tienen un posible propietario al que pueden alegrar la vida y del que se pueden beneficiar encontrando un entorno en el que son cuidados y queridos, pero no es pequeño el porcentaje de adopciones devueltas a los centros de acogida*4 debidas a una mala decisión a la hora de elegir un perro. Por lo tanto, es la intención de este artículo hacer una llamada a la reflexión y a la adopción responsable, y conseguir así que incluir un compañero canino en la familia sea siempre un factor enriquecedor en nuestra vida.


Neus Alcoverro Giner
Etóloga y adiestradora canina


Notas:

*1El bassetismo es una mutación genética que dota a los ejemplares de unas extremidades muy cortas en relación al tamaño del cuerpo.

*2En la CCAA de Catalunya, la lista de razas catalogadas como potencialmente peligrosas por la Generalitat de Catalunya complementa a la del Ministerio de la Presidencia.
Lista de razas potencialmente peligrosas escogidas por el Ministerio de la Presidencia: Anexo I del Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
Lista de razas potencialmente peligrosas escogidas por la Generalitat de Catalunya: Artículo 1.c de la Llei 10/1999, de 30 de juliol, sobre la tinença de gossos considerats potencialment perillosos.

*3Consultemos antes a los trabajadores del centro si el perro se deja o no manipular, y en qué medida.

*4La legislación actual, según el artículo 3 del Decreto 243/1994 por el se establecen los requisitos que han de cumplir los centros de recogida de animales de compañía abandonados, permite la eutanasia en los CAAC de los perros con leishmania o con graves problemas de conducta.


Referencias:

Animal Pathology Department, Faculty of Veterinary, University of Zaragoza. Belén Rosado, Sylvia García-Belenguer, Marta León, Jorge Palacio. "A comprehensive study of dog bites in Spain, 1995-2004". 2008.

University of Zurich. D.A. Koch, S. Arnold, M. Hubler, P.M. Montavon. "Brachycephalic Syndrome in Dogs". 2003.
Fogle, B. "Dachshund". 1999.

Decret 243/1994, de 13 de setembre, pel qual s'estableixen els requisits que han de complir els centres de recollida d'animals de companyia abandonats.



© 2010 Neus Alcoverro Giner. Todos los derechos reservados.


Ver todos los artículos
© Sinergia Dog Therapy
All rights reserved
Nota legal