Català | Castellano
Sinergia Dog Therapy - Artículos
DISTINTAS VÍAS PARA ACCEDER A UN PERRO


Existen muy diversas maneras de acceder a la compañía de un perro. La más tradicional hasta el momento es la compra o la adopción, pero si tu situación personal no es compatible con la responsabilidad de ser dueño de un perro, existen otras opciones que te permitirán disfrutar de su compañía. En este artículo encontrarás algunas de estas opciones y las consideraciones de interés relacionadas con cada una de ellas.


La compra

Ésta puede llevarse a cabo directamente con un criador, o usando como intermediario a una tienda de animales.

Existen multitud de criadores con muy diversas formas de entender esta actividad. En el mercado encontraremos tanto a profesionales responsables que velan por la mejora de las características físicas y conductuales de las razas que crían, y que realizan la cría manteniendo las condiciones adecuadas para los cachorros y sus progenitores, como a "profesionales" que persiguen como único objetivo el máximo beneficio económico descuidando las características de la raza y con poco o ningún interés por las condiciones en las que se encuentran sus animales.
¿Y cómo podemos distinguirlos? Pues el buen criador se preocupa por sociabilizar en la medida de lo posible a los cachorros, ya sea con personas u otros perros o animales, usa pienso de alta calidad, acompaña la documentación de compra del animal con el afijo de cría*, el árbol genealógico y el certificado de pedigree (Es importante mencionar que este certificado únicamente acredita la pureza de raza de un determinado ejemplar y quién es su legal propietario, y en ningún caso garantiza que sea un perro saludable, equilibrado y libre de defectos congénitos o hereditarios), nos da a conocer a los progenitores con los que podremos interactuar y observar su comportamiento y salud, nos explica las necesidades de ejercicio específicas de la raza,… Y nunca venderá a través de una tienda de animales o cualquier otra forma que no le permita la interacción directa con el comprador para asegurarse de que el cachorro es acogido por una familia responsable.

Respecto a las tiendas de animales, presentan el inconveniente de que en su gran mayoría los perros que venden proceden de factorías de cría ("fábricas de animales"). Estas "fábricas" crían a cientos de perros a la vez de forma intensiva buscando el máximo rendimiento económico, y no tienen en cuenta la mejora del carácter y de la salud de estos animales (por ejemplo, observando si son portadores de defectos congénitos o hereditarios como la epilepsia, la displasia de cadera,…). En estos centros los perros son criados en espacios pequeños y abarrotados, y los progenitores son sacrificados cuando ya no sirven para seguir criando al mismo ritmo. Tanto si se mira desde un punto de vista ético, como si se mira como consumidor (adquiere un "producto" de calidad muy inferior a la esperada por ese precio), esta opción no es la vía más recomendable para comprar un perro.
Otro de los inconvenientes de adquirir un perro por esta vía es que los cachorros expuestos en vitrinas se condicionan, en contra de su naturaleza, a orinar y defecar al lado de su lugar de descanso, su comida y su abrevadero. A posteriori, el trabajo extra de cambiar este comportamiento es del futuro propietario.

Tanto en un criadero como en una tienda de animales, deberemos comprobar el buen estado de salud del cachorro y la higiene del lugar.


La adopción

Esta opción se ofrece en centros de acogida de animales públicos o privados, en algunas residencias caninas, en redes de casas de acogida o entre particulares.

El centro de acogida de animales público es un centro de recogida y mantenimiento de animales de compañía (actualmente perros y gatos) mantenido por ayuntamientos y algunas subvenciones procedentes de entidades públicas como la Diputació de Barcelona. Estos centros pactan la recogida de los perros abandonados en los municipios por los que son mantenidos. Generalmente cada ayuntamiento pacta de forma individual el número de perros abandonados que recogerá en su municipio. Para el resto de perros que sobrepasen ese límite, el ayuntamiento debe buscar alternativas como centros de acogida de animales privados o residencias caninas con los que haya pactado que a cambio de una remuneración se hagan cargo.
El centro de acogida de animales privado es un centro de recogida y mantenimiento de animales de compañía mantenido con las cuotas de socios, subvenciones y/o ayudas procedentes de entidades públicas (ayuntamientos, consells comarcals,…) y con las remuneraciones pactadas con determinados ayuntamientos por recoger y mantener perros abandonados en sus municipios.

Las residencias caninas, por lo general, reservan algunos boxes para la recogida y mantenimiento de animales de compañía abandonados. La problemática de esta alternativa es que en no pocos casos estos centros deciden no colaborar de forma activa (por ejemplo, colgando fotografías y descripciones de los perros en su página web) debido a que este servicio de acogida les supone un ingreso extra para el negocio, por lo que estos perros ven reducidas sustancialmente sus posibilidades de ser adoptados. En este caso, los ayuntamientos deberían exigir que los centros den a conocer de forma clara los animales que tienen en adopción en su página web, e inspeccionar periódicamente que las condiciones de estos ejemplares en el centro son adecuadas.

Las redes de casas de acogida, por lo general, son asociaciones sin ánimo de lucro que recogen perros abandonados y los alojan hasta que encuentran un adoptante. Estas asociaciones se mantienen con las cuotas de socios y con subvenciones y/o ayudas de entidades públicas.
También existe un tipo de asociación dedicada a buscar adoptantes para perros procedentes de particulares que por motivos de fuerza mayor ya no pueden atender las necesidades de su perro.

Sea cual sea la entidad a través de la cual formalicemos la adopción, ésta debe entregarnos al perro con el microchip dado de alta y a nuestro nombre, castrado**, al día de vacunas y desparasitado (interna y externamente). En el caso de que sea un cachorro, que no deben ser castrados hasta alcanzar cierta madurez, se pacta llevar al perro antes de que éste cumpla 1 año para castrarlo.
Adoptar a través de una entidad no es gratuito. El precio está bastante estandarizado y por lo general suele ser de unos 150 euros, aunque en algunos centros es ligeramente inferior. Esta cantidad se cobra en concepto de los gastos que comporta entregar al perro en las condiciones adecuadas, ya mencionadas anteriormente (vacunas,…).
Algunas entidades procuran hacer seguimiento de los ejemplares adoptados para asegurarse de que el animal se encuentra en buenas condiciones, y para ello a veces lo incentivan ofreciendo algunas visitas gratuitas con el veterinario del centro o con descuentos en las visitas realizadas en determinadas clínicas veterinarias que colaboran con el centro.

En el caso de encontrar un perro perdido por la calle y querer adoptarlo, antes debemos contactar con la policía municipal para descartar que sus propietarios lo estén buscando. Si nadie lo reclama, éste debe ser llevado a un centro de acogida de animales durante unos días donde se revisará su estado de salud, le pondrán el microchip (y lo darán de alta) en el caso de que no lo lleve y lo castrarán. Por lo general, si contactáis el mismo día con el centro, éste dará preferencia de adopción a la persona que lo encontró. Incluso lo podéis tener en acogida durante el período de prudencia.


La acogida

Consiste en acoger temporalmente un perro de un centro de acogida, formando parte de una red de casas de acogida o acogiendo a un perro concreto los fines de semana.

Hay animales que por motivos de salud o de comportamiento no pueden estar en un centro de acogida de animales. En el caso de los motivos de salud (post-operatorios, perras embarazadas, recién nacidos,…) debemos informarnos bien de qué cuidados necesita el perro para poder valorar si poseemos los recursos necesarios para atenderle. Además deberemos tener un teléfono 24h de la persona responsable del centro y del veterinario del centro por si surge cualquier imprevisto.
En el caso de que sea por comportamiento (fobias, agresividad hacia otros perros,…), debemos asesorarnos antes con un etólogo canino para poder ayudar correctamente al perro en su rehabilitación conductual. En este caso, por norma general, es muy recomendable tener ya un perro equilibrado en nuestro hogar porque ayudará al acogido a avanzar más rápidamente en su rehabilitación.

Algunos centros inician campañas especiales de acogida para determinados perros que, ya sea por motivos de salud o de conducta, llevan mucho tiempo en el centro y no hay previsión de que vayan a ser adoptados, pero también existen asociaciones para la defensa de los animales que no disponen de centro de acogida y dependen única y exclusivamente de que sus miembros acojan temporalmente a los perros en sus casas hasta encontrarle un adoptante.

También existen centros de acogida que dan la opción de acoger un perro concreto durante los fines de semana. Esta puede ser una opción muy interesante para personas cuya ajetreada vida laboral o personal de lunes a viernes les impide ocuparse de las necesidades que requiere un compañero canino.

Cada entidad tendrá sus normas con respecto a las acogidas, pero lo que en general podemos esperar es que ésta cubra los gastos de medicación (proporcionando directamente los medicamentos) y nos indique un veterinario al que acudir en caso necesario sin que nos reporte coste alguno.


El apadrinamiento

Apadrinar un perro de un centro de acogida consiste en realizar una aportación mensual para cubrir su manutención. Esta opción es muy interesante para aquellas personas que no quieren más animales en su casa, pero quieren colaborar de alguna manera. El centro pone el nombre del padrino al lado de la ficha del perro en la página web, envía fotografías de forma regular y mantiene informado del estado de salud del animal. En el caso de ser adoptado, el centro da la opción de apadrinar a otro.


El paseo y el juego con perros de centros de acogida

Acudir a un centro de acogida de animales en calidad de voluntario para pasear y jugar con los perros del centro es otra opción. Los trabajadores del centro no tienen, por lo general, tiempo para sacar a pasearlos y éstos acumulan energía que deriva en hiperactividad y frustración. Es una forma solidaria y flexible de disfrutar de la compañía de los perros y además, tanto el paseo como el juego ayudan a los perros a sociabilizarse con las personas.


Neus Alcoverro Giner
Etóloga y adiestradora canina


Notas:

*          El afijo de cría es un documento que permite a un criador distinguir a sus ejemplares de los de otros criadores usando un nombre registrado, que garantiza que los cachorros que poseen este nombre son nacidos de las hembras propiedad de dicho criador. Así, el afijo de cría funciona como un apellido que permite conocer al criador de origen aunque hayamos adquirido el perro a través de una tienda de animales o de cualquier otro intermediario.
**          La castración en los animales domésticos es la técnica quirúrgica destinada a retirar los órganos sexuales, los testículos de un macho o los ovarios en las hembras. Esto causa la esterilización, con lo que se impide la reproducción; como consecuencia, también se reduce drásticamente la producción de las hormonas generadas básicamente en dichos órganos, como la testosterona o los estrógenos (una pequeña parte de las mismas se produce en la corteza suprarrenal). [wikipedia]


Referencias:

Decret Legislatiu 2/2008, de 15 d'abril, pel qual s'aprova el Text refós de la Llei de protecció dels animals.

Ordre de 28 de novembre de 1988, de creació del Registre de nuclis zoològics de Catalunya.

Decret 243/1994, de 13 de setembre, pel qual s'estableixen els requisits que han de cumplir els centres de recollida d'animals de companyia abandonats.

Listado de los CAAC de la CCAA de Catalunya.
Ordre de 5 de juliol de 1988, per la qual es regula el registre d'associacions de protecció i defensa dels animals.

Decret 6/1999, de 26 de gener, pel qual s'estableixen les condicions de manteniment dels animals de companyia.

Ordenanzas municipales sobre la tenencia de animales de compañía de las localidades de la CCAA de Catalunya.


© 2010 Neus Alcoverro Giner. Todos los derechos reservados.


Ver todos los artículos
© Sinergia Dog Therapy
All rights reserved
Nota legal